Amaranto

Para tostar el Amaranto
necesitas abrir tus sentidos
agilizar el oído y el olfato.
El grano se tuesta en un instante,
como un pensamiento o un suspiro,
revienta, se infla sobre el fuego
y se le escucha alzarse como una ola, 
o como un viento,
o como millares de risitas cristalinas.
Allí es cuando el aroma se desata
un aroma a grano tostado, a hogar, a tierra,
mismo aroma que impregnaba las cocinas
antes de la Conquista;
antes de que llegaran los hombres montados
a arrasar los cultivos sagrados,
por lo que ellos veían
como las propiedades demoniacas
del Amaranto;
o porque este le daba fuerza
al Indio en el combate.
Ahora el ancestral cereal
retoña  de nuevo en las cocinas,
susurrando ternuras antiguas
y humilde y sencillo se mezcla con la miel
para nuestra Alegría.



ADIVINANZAS

Millones de Vocecillas gritando sobre el fuego,
dulce explosión dentro de mi boca.
Qué es?


Los invasores con su espada
tus verdugos
Ahora renaces en las golosinas de los niños.
Qué es?

No es cereal, no es verdura
te da más fuerza que cualquier comida.
Qué es?




Comments

Popular posts from this blog

Redención

Ausente

Retorno