Delirio

De lirios era el lecho
en que floté toda la noche
en el jardín sin luna,
donde galopaban los enanos.
Susurros y lamentos
se esparcían entre las ramas.
De lirios era tu pelo
deshojándose en la almohada.
Me intentas abrazar
pero te muerdo,
sensación en mis dientes
de una piel lisa y dura.
Sí, soy yo aquella,
la loca de la madrugada…
Pero quieren que les hable
del delirio de las rosas,
exhalación perfumada
que anega el alma,
o del lirio en el estanque,
delirio de los peces,
que nace en el lodo
y culmina en flor perfecta
al día, como un buen poema?
No soy yo, no soy esa
quien puede pintarles la vida

con mejillas sonrosadas.

Comments

Popular posts from this blog

Redención

Ausente

Tiniebla -Mencion especial, concurso de poesia Nostalgia de La Luz, Londres, 2016