La Presencia Del Manatí

En la presencia del Manatí me estremezco, 

una lagrima brota.

No sólo yo, no sólo por mi lloro, 

si no por la pérdida del espíritu,

por lo que hemos olvidado, 

lo que estamos destruyendo.

Con el tambor del carnaval, 

todos los ritmos de mi tierra tan míos

han despertado mi raíz dormida, doliente. 

He tenido que volver al Caribe 

para sanar la herida que aquí mismo se abrió,

con la medicina infalible del temblor de las caderas.

 


Comments

Popular posts from this blog

Anatomía de un Extasis

Mares

Palabras